El censo de los barcos sumergidos

El primer barco de turistas de la historia, los fabulosos galeones de Rande o las naves de la segunda Armada Invencible son algunos de los objetivos de las prospecciones arqueológicas subacuáticas que ordenará realizar durante este año la Consellería de Cultura.

 

Rande, Corcubión-Fisterra y Ribadeo son las áreas en las que intervendrá la Xunta, tras haber firmado un convenio de colaboración con el Ministerio de Cultura para desarrollar el Plan Nacional de Protección del Patrimonio Cultural Subacuático, cuya prioridad es realizar la carta arqueológica subacuática del litoral gallego.

En Rande se pretende continuar la labor iniciada en octubre del 2007 por el arqueólogo Javier Luaces, que entonces determinó con medios geofísicos treinta posibles pecios. Los encargados de la nueva investigación deberán bajar a los fangosos fondos de la ría de Vigo para verificar el mayor número posible de pecios y determinar si pertenecen a la Flota de la Plata, hundida en octubre de 1702 tras enfrentarse a una escuadra angloholandesa.

 

«Es la zona de Galicia con mayor número de pecios», afirma Miguel Sanclaudio para referirse a Corcubión-Fisterra. Este arqueólogo dirigió las últimas campañas subacuáticas en estas aguas, localizando media docena de pecios pertenecientes a la flota de Padilla, hundida en 1596 cuando se dirigía hacia Inglaterra. En estas aguas también descansa el casco del Liverpool, el buque británico considerado el primer crucero para turistas que operó en el mundo. «Queda mucho por documentar», dice el arqueólogo subacuático para referirse a estas aguas que conoce bien.

 

La tercera zona objeto de estudio es la costa de Lugo, que casi con toda probabilidad comenzará a ser estudiada por la ría de Ribadeo. Ignacio Crespo, de la empresa Argos, que localizó hace unos años un barco europeo del siglo XVI, cree que la costa lucense puede aportar grandes sorpresas porque hasta el momento no ha sido muy estudiada. «La navegación está documentada desde hace 5.000 años y en esta zona hay constancia de un puerto romano en Bares, por lo que si se estudiase a fondo podrían surgir sorpresas interesantes», dice Crespo.

 

Los barcos de la Armada

En un año de grave crisis económica este proyecto tan solo ha podido arrancar 60.000 euros de los presupuestos del Ministerio de Cultura y 15.000 de la Xunta. Sin embargo, la Xunta estudia otras posibilidades más económicas, como aprovechar los medios técnicos de la Armada española, algo que hizo el pasado año la Junta de Andalucía.

 

A finales del pasado año, la Armada localizó un centenar de posibles pecios en aguas del golfo de Cádiz. En aquella ocasión, la campaña fue fruto de la colaboración con el Centro de Arqueología Subacuática de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía y el Ministerio de Defensa.

 

La Xunta estudia ahora seguir estos pasos, aunque «cualquier intervención en este aspecto tendría que estar supeditada al criterio de los técnicos de Patrimonio», que serían los responsables de fijar los objetivos de actuación.

 

Fuente: Escafandra

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *