Hallan frente a Estaca de Bares los restos de un submarino nazi

Casi 75 años después de su hundimiento, el U 966 Gut Golzvuelve a ser noticia. Este submarino de la Alemania nazi, o mejor dicho, lo que queda de él, acaba de ser localizado frente a Estaca de Bares, en las inmediaciones de Punta Maeda, en el litoral de la provincia de A Coruña. Los artífices del histórico descubrimiento son dos buceadores aficionados de Viveiro y un arqueólogo e investigador natural de Pontevedra que llevan ocho años tratando de localizar el pecio de un sumergible que, según reza en distintos documentos de la época, se fue a pique el 10 de noviembre de 1943, en medio de una cruenta batalla por mar y por aire en la que también participaron aviones aliados, y en la que perdieron la vida más de diez combatientes de los dos bandos enfrentados en la Segunda Guerra Mundial. «Levamos buscando estes restos desde o ano 2010. Neste tempo fixemos sete, oito ou máis inmersións na zona, pero nunca os atoparamos. Hai documentación e fotografías sobre o afundimento, e todo o mundo sabía onde estaba, pero ninguén os daba atopado, ata que nos deron outras indicacións e onte [por el martes] baixamos de novo, o mar estaba perfecto e demos con eles», explicó todavía con emoción Anxo González, vicepresidente del Centro de Actividades Subacuáticas (CAS) de Viveiro.

Eduardo Losada, de Mergullo Viveiro, y Yago Abilleira, historiador naval, completaron una expedición submarina que halló los primeros restos del Gut Golz a unos 14 metros de profundidad.

A 26 metros de profundidad

«As fotos que fixemos foron tomadas a entre 24 e 26 metros de profundidade», comentó ayer González. Entre los fragmentos hallados destacan un grifo de fondo, un pasacabres y chapas. También «bastante cabreado»«Como non tiñan acceso ao plástico, blindaban os cables con chumbo», apuntó González, que recordó que, al parecer, fueron los propios nazis quienes decidieron hundir el submarino, que había sufrido graves daños por parte de la aviación enemiga, con el objetivo de «ocultar» la tecnología que llevaba a bordo. Además pudieron ver piezas metálicas «para que [los marinos] puidesen andar sobre elas e non esvarar».

Los tres buceadores estuvieron unas dos horas sumergidos. Ayer, según indicaron, dieron parte a las autoridades competentes del hallazgo, y su intención es realizar nuevas inmersiones para seguir fotografiando y encontrando restos de un submarino con mucha historia.

La Voz de Galicia
Comparte

One comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *