La todoterreno de Olympus

La compañía japonesa lanza este junio su nueva todoterreno Tough TG-1, una cámara  diseñada para uso  extremo que no renuncia a la calidad de imagen. Sumergible, resistente a golpes y capaz de trabajar a temperaturas de hasta 10 grados bajo cero, la Olympus TG-1 promete revolucionar el mundo de compactas todoterreno.

 

Lo más importante es su objetivo de alta velocidad con apertura extrema f/2.0 que permite capturar imágenes de alta calidad incluso debajo del agua. Esta cámara ofrece increíbles prestaciones de resistencia y estanqueidad: ahora puede aguantar caídas de dos metros e inmersiones de hasta 12 metros, con una resistencia a la compresión hasta 100 kg y a la congelación hasta -10°C. La incorporación de un ingenioso mecanismo de cierre protege la batería, la ranura de memoria y los componentes electrónicos de amenazas exteriores al tiempo que una capa de vidrio duro minimiza los posibles daños al objetivo. El cuerpo de dos piezas está doblemente sellado, evitando la entrada de líquidos y arena.

 

Entre las novedades exclusivas de esta cámara destaca el modo luces bajas, que aumenta automáticamente la velocidad de obturación para evitar fotografías borrosas incluso en escenarios con poca luz. Se ha mejorado el modo TAP, muy práctico para controlar la cámara con pequeños toques y fundamental si usamos guantes. Por otra parte la incorporación de GPS, brújula electrónica y manómetro integrado dan más pistas sobre el espíritu aventurero de la cámara.

 

La Olympus TG-1 acepta convertidores afocales –mediante un adaptador– y se puede  sumergir con ellos, de hecho de esos convertidores el de tipo ojo de pez es el más adecuado para usarse bajo el agua, pero es que precisamente debido al índice de refracción de la misma es donde más se puede aprovechar una extensión del ángulo de toma. El otro convertidor, de tipo tele, pensamos que podrá tener mayor utilidad en tierra, quizá por ejemplo durante la práctica de deportes de montaña y nieve.

 

La TG 1 integra un sistema de localización por GPS para geoposicionar las fotos, que resulta particularmente interesante para la fotografía de aventura y naturaleza, si bien tiene dos pegas: gasta bastante batería y no funciona debajo del agua (aunque esto último se soluciona al salir a la superficie).

Fuente: DSLR Magazine

 

 

 

Comparte

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *