Investigadores del CSIC estudian la madera de los navíos hundidos en el puerto de A Coruña

«No somos cazadores de tesoros; si aparecen monedas avisamos a la Guardia Civil», enfatizaba en la mañana de ayer Ana Crespo Solana, del Centro Superior de Investigaciones Científicas, antes de salir en un barco de la Armada a estudiar uno de los pecios hundidos en la bahía coruñesa. Después de explicar que su área de investigación es «la historia marítima y naval española en los siglos XVI al XVIII, llevo más de 20 años trabajando en ello y he publicado libros y artículos que son de dominio público», apuntaba que desde hace cuatro años dirige «un proyecto internacional que para España fue algo nuevo, que no tenía precedentes, porque es un proyecto financiando por la Unión Europea con casi 4 millones de euros para desarrollar un plan de búsqueda de navíos hundidos con la idea de sacar de los pecios análisis de su madera para estudiar lo que era la construcción naval de España y Portugal durante esos siglos». Y aunque después de cuatro años de trabajo en el proyecto ForSEAdiscovery la financiación acabó este mes de enero, Ana Crespo explicaba que están tramitando una segunda fase y, «paralelamente, gracias al centro de buceo Nauga, a mi colega Miguel San Claudio, que es mi hombre en Galicia, y a colegas como Nigel Nayling, de la Universidad de Gales, que es un experto mundial en la recogida de madera y su estudio», hacían la inmersión en la bahía coruñesa.

El objetivo era ver cómo estaba un barco «del siglo XVI o primera mitad del siglo XVII» que en el caso de tener interés su estudio lo incorporarían al proyecto. «Es un ejemplo más de la riqueza que hay aquí para poder aplicar los distintos métodos interdisciplinares que hemos desarrollado dentro del proyecto ForSEAdiscovery». De todos modos, en la línea habitual de estas investigaciones, no desvelaron la ubicación del pecio estudiado.

El galeón Ribadeo Uno es uno los emblemas de un proyecto que llega hasta el Caribe

«En las costas gallegas tenemos algunos cascos sobre los que hemos hecho estudios muy importantes y que han sido intervenidos durante este proyecto. Un ejemplo paradigmático es el galeón Ribadeo Uno», explicaba Ana Crespo que apuntaba que el pecio era uno de los emblemas de este proyecto de investigación que incluye no solo las costas españolas, sino que incluso llega hasta el Caribe. Allí se fue Nigel Nayling «porque algunos de los barcos hundidos allí son españoles y, por lo tanto, fueron construidos aquí».

Sobre la inmersión de ayer, «tenemos una teoría y vamos a ver si se confirma; de ser así lo incluiríamos en una campaña más avanzada para el futuro, junto con los demás pecios que están aquí en Galicia». Además, en los próximos días, Ana Crespo Y Nigel Nayling tienen previsto reunirse con expertos gallegos para poner en común los datos sobre los trabajos hechos aquí.

La Voz de Galicia

Comparte

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *