Galicia: buceo en familia

Si pensamos en un destino para la práctica del buceo en la programación de nuestras vacaciones, siempre se nos viene a la mente el Mar Rojo, el Caribe u otros países tropicales.

Entonces, ¿podemos decir que Galicia es un destino turístico o de aventura para el buceo en familia? Pues naturalmente que sí y por múltiples razones, además.

Galicia dispone de una red de clubes o centros de buceo con importante implantación de las mismas organizaciones internacionales que en otras zonas europeas o mundiales y cuenta con experimentados titulados en la docencia del buceo y las salidas organizadas al mar.

Aunque los núcleos más importantes y con mayor oferta están en Vigo y A Coruña, también el resto de poblaciones menores del litoral disponen de clubes náuticos o centros en donde la actividad del submarinismo está siempre presente en los deportes de mar; pensemos que Vigo tiene la joya de la corona del patrimonio natural, las Islas Cíes, y el resto de áreas protegidas que conforman el Parque das Illas Atlánticas, en donde por supuesto es obligada la autorización de los grupos de buceo organizado. A Coruña es el otro foco principal con mayor número de practicantes y donde tiene especial interés la ruta de los pecios o barcos que reposan en un fondo marino lleno de vida y color.

Si ya eres un habitual del buceo, no te resultará arduo fomentar esta práctica con tu familia, aunque ya es posible que tus hijos sientan ellos la necesidad de iniciarse en una actividad divertida y llena de emoción. Damos por hecho que es obligado siempre contar con la certificación necesaria para cualquier inmersión. Hoy en día los jóvenes tienen mayor sensibilidad para captar los riesgos y conductas regladas del buceo que hace años por su mayor formación, sensibilidad medioambiental y conocimientos a través de información que proporcionan las nuevas tecnologías.

Galicia, también en el turismo submarino (http://www.turismo.gal/inicio), ha roto la estacionalidad vacacional y las inmersiones no son solo para el verano. La única limitación es el estado del mar, aspecto que debe imponerse sobre cualquier otro condicionante, puesto que la seguridad siempre debe prevalecer por encima de todo. Nunca hay dos inmersiones iguales, por lo que cuando salgas a la superficie recordarás el relax placentero de visualizar otra dimensión y entrar en contacto con la naturaleza submarina. ¿Que el agua está fría? Sí, claro. Pero eso está superado con un traje seco o neopreno de siete mm o superior, y de verdad que vale la pena. No hace falta que vengas cargado con el equipo, en los clubes y centros de buceo disponen de lo que precisas para que salgas al mar con todo lo necesario. En otoño e invierno ya desapareció el alga y tendrás los fondos y piedras a la vista, mientras que en primavera o verano las grandes laminarias conformarán un manto que tapizará el fondo.

En la oferta de clubes náuticos de Galicia, así como de la Federación Gallega de Actividades Subacuáticas (www.fegas.net), dispondrás de toda la información precisa sobre zonas, clubes, reglamentación, etc., así como de disciplinas como la fotografía submarina o el videosub, por cierto, en la Galicia es una potencia mundial.

Copyright: Héctor Costa

Al salir del agua y después de vivir la experiencia en familia de la inmersión no sentirás fatiga hasta la hora de comer o a la noche, por lo que no olvides reservar alojamiento en una casa rural u hotel a tu gusto, donde repondrás fuerzas con una exquisita oferta gastronómica y un servicio de alojamiento óptimo.

Seguro que disfrutarás con tu actividad familiar en la que actuaréis toda la familia como una unidad, desarrollando nuevas destrezas, familiarizándoos con nuevas herramientas y desarrollando la responsabilidad del trabajo en equipo.

Ten presente que en Galicia vivirás también experiencias submarinas y que a buen seguro serán el mejor recuerdo de tus próximas vacaciones.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *